Colegio Arzobispo Manuel Vicuña, desde el libro de clases en papel al libro de clases digital

Desde el año 2016 abandonaron el libro de clases físico para reemplazarlo por un libro de clases completamente digital, para esto fue necesario un computador en cada sala de clases y una gran conexión a internet.

Por Javier Beth M.

Un equipo de Papinotas se trasladó hace algunos días hasta la comuna de San Joaquín para visitar al Colegio Arzobispo Manuel Vicuña, de la red Belén Educa, establecimiento que recibe a más 500 estudiantes diariamente desde Pre-Kinder hasta IV medio, y poseen la especialidad técnico-profesional de Administración desde III medio.

Ya en el colegio nuestro equipo es recibido por Roberto Monte, encargado de convivencia escolar y quien ha sido un pilar fundamental en este gran proceso de cambio. Roberto invita a los “papinoteros” a recorrer el colegio, así logran conocer la cancha techada que poseen para las clases de educación física y las salas que albergan día a día a los niños.

Continuando por el Colegio, el equipo es recibido por Carlos Garrido, Administrador del establecimiento, quien comenta como fue este proceso desde el punto de vista administrativo; conversaciones con el Ministerio de Educación y diferentes autoridades, pero destaca que fue fundamental el apoyo desde el nivel central de la Fundación Belén Educa. Por otro lado, les cuenta de las inversiones que debió realizar el colegio en nivel de conectividad y computadores en cada una de sus salas, ya que sin esto, el proyecto no habría sido exitoso. En este recorrido es que conversan con Mónica Hernández, profesora de matemáticas desde 6to a 8vo básico, y quien es parte de la comunidad educativa desde el año 2012. Le preguntan por el libro de clases digital y ella dice: “Una maravilla”. Con esa frase es que la profesora relata todos los beneficios de esta herramienta; acceder y ver el resumen del curso y de cada alumno con un solo click, y las observaciones de los niños quedan registradas de forma rápida. Desde el punto de vista pedagógico, ella destaca que tienen acceso a la información de cada niño cuando la necesitan, sin que sea un proceso largo, lo que le permite detectar en qué nivel de aprendizaje está cada niño y tomar decisiones de cómo cada estudiante puede avanzar aún más en sus clases. Ella también recuerda como fue los primeros meses con esta nueva herramienta, y reconoce que existió un poco de temor, pero con el apoyo de toda la comunidad educativa fue un proceso muy exitoso.

Para terminar el recorrido Jaime Mora, profesor de Historia desde el año 2014 en el colegio, nos muestra como es interactuar con el libro de clases digital en la sala de clases. Sobre todas las cosas destaca como puede registrar observaciones en múltiples estudiantes de forma rápida. Además nos comenta los diferentes reportes que pueden obtener los profesores jefes para cada reunión de apoderados, un aspecto fundamental al momento de involucrar a las familias en el aprendizaje de los niños. Este tipo de experiencias están siendo un gran aporte en la educación en Chile, ya que aportan a la gran labor que tienen  que realizar los profesores día a día en la sala de clases, lo cual repercute directamente en la educación de los niños.